Publicaciones

El matrimonio entre personas del mismo sexo no se encuentra permitido en Chile.  Sin embargo recientemente se ha presentado un proyecto de ley que lo permite.

 

Matrimonio Igualitario en el Codigo Civil Chileno

 


Se presentó un proyecto de ley ante el Congreso para permitir el matrimonio igualitario, o matrimonio entre personas del mismo sexo.  Dentro de los primeros cambios que especificó la Mandataria Michelle Bachelet, está el modificar el código civil, es decir, que el matrimonio ya no sea entre un hombre y una mujer, sino que se realice entre dos personas.

 

La iniciativa, esperada por años por las organizaciones de la diversidad sexual, incluye como norma que los matrimonios se celebrarán con separación total de bienes, y en caso que los cónyuges quieran, cambiarla por participación en los gananciales.

 

Sin cambiar la ley de adopción, se incluye la adopción homoparental, sumando la posibilidad de adoptar a los hijos de una de las partes.   Además, se elimina la conducta homosexual como causal de divorcio por culpa.

 

La norma nació luego de que el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) demandara al Estado de Chile, en el 2012, al no permitir que dos personas del mismo sexo contrajeran matrimonio. Ante esto, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) propuso una “solución amistosa” entre las partes, impulsando una ley de matrimonio igualitario.

 

Por décadas, cada vez que una pareja se ha casado ante un oficial del Registro Civil ha escuchado la frase: “El matrimonio es un contrato solemne por el cual un hombre y una mujer se unen actual e indisolublemente, y por toda la vida, con el fin de vivir juntos, de procrear y de auxiliarse mutuamente”.

 

El proyecto de matrimonio igualitario que el gobierno tiene presupuestado presentar el lunes 28 de agosto 2017 borraría la exclusividad de un contrato entre un hombre y una mujer. Y quedaría así: “El matrimonio es un contrato solemne por el cual dos personas, de igual o distinto sexo, se unen actual e indisolublemente, y por toda la vida, con el fin de vivir juntos, de procrear y de auxiliarse mutuamente”.

 

Desde mediados del año pasado en el Ejecutivo se han venido reuniendo con las organizaciones de la diversidad a través de la Segpres y la Segegob. Los ministerios que han estado a cargo del diseño del proyecto son Justicia, Segegob y el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género. Antes, durante ese mismo año, los profesores de Derecho Civil de la Universidad de Chile, Gabriel Hernández, Fabiola Lathrop y Mauricio Tapia, redactaron un anteproyecto de ley de matrimonio igualitario -en conjunto con la Fundación Iguales- que fue presentado, como contribución académica a la discusión, a la Presidenta de la República y a los presidentes de ambas Cámaras.

 

Este proyecto, en esencia, contenía lo siguiente: reconocía el derecho a contraer matrimonio, en términos igualitarios, a las parejas de distinto o del mismo sexo, en conformidad al principio de igualdad y no discriminación y al derecho a la vida familiar. También regulaba los efectos personales y patrimoniales del matrimonio, por ejemplo, régimen de bienes y derechos sucesorios. A diferencia de la Ley de Acuerdo de Unión Civil (AUC), abordaba expresamente y de forma integral la situación de la filiación, permitiendo a todos el acceso a la paternidad y/o maternidad en igualdad de condiciones, incluyendo la homoparentalidad, el reconocimiento de hijos, la adopción y las técnicas de reproducción asistida.

 

Minutas del anteproyecto que actualmente trabaja el Ejecutivo dan cuenta de que se dejó de lado la propuesta de Iguales y los académicos de la Universidad de Chile.
La iniciativa era un cambio más integral y complejo al Código Civil, y regulaba con más profundidad el tema de filiación y la adopción homoparental. La Moneda optó por una fórmula que si bien asegura el matrimonio entre personas del mismo sexo, deja sin regular algunos aspectos relativos a la filiación de dichas parejas.


A la modificación evidente del artículo 102 del Código Civil que hoy sólo permite matrimonios entre un hombre y una mujer, se suma un cambio al artículo 41 del mismo cuerpo legal que desarrolla la “filiación”. Con las leyes actuales, en Chile no es posible la filiación homoparental, sólo se puede tener un padre y una madre, porque el Código Civil únicamente concibe la filiación materna y paterna.

 

Los borradores indican que el gobierno se jugará por modificar esta norma para darle la posibilidad a un niño el tener filiación por dos padres o dos madres. El cambio al artículo 41 impactará en materias como: el consentimiento requerido por los menores de 18 años (pero mayores de 16) para contraer matrimonio, quienes deben contar con la autorización de sus padres o madres. Lo hará también en “la patria potestad, que puede ser ejercida no sólo por padre o madre, sino también ahora por padres o madres”, e incluso en las técnicas de reproducción asistida entre personas del mismo sexo. En este último caso, se permitirá determinar la filiación del hijo aunque sean dos padres o dos madres.

En estos casos, según los textos, sólo importarán las personas que participaron de las técnicas de reproducción asistida.

 

El proyecto que trabaja el Ejecutivo también toca el tema de la adopción homoparental. Y lo hace de una forma sutil, al modificar el Reglamento del Registro Civil. “Modifíquese el artículo 126 (…). En caso de que la adopción sea entre dos personas del mismo sexo, antes de dictar sentencia, el juez requerirá a los adoptantes su acuerdo para disponer el orden de los apellidos”.

 

 

En las organizaciones por la diversidad están expectantes. Luego del Acuerdo de Unión Civil, lo que viene para ellos es el matrimonio igualitario. En Iguales, por ejemplo, ya tienen contemplado activar una campaña luego de que la Presidenta Bachelet presente el proyecto a fines de agosto. La idea, dicen, es ejercer presión para contar con una ley aprobada lo antes posible. El plan de Iguales es subrayar las diferentes conquistas de derechos civiles en Chile, como el voto femenino o la eliminación de la figura de hijos ilegítimos, aquellos hijos nacidos fuera del matrimonio, para llegar finalmente a una promulgación de matrimonio igualitario en Chile.

 

Juan Enrique Pi, el presidente de la fundación, dice que todavía no ha tenido acceso al detalle del contenido del proyecto del gobierno. “Pero esperamos los mismos derechos con los mismos nombres. Sin los mismos derechos y los mismos nombres no hay proyecto de matrimonio igualitario”.



Está el caso de Claudia, de 26 años, y su pareja Romina, quien tiene 31. Romina es profesora en la VI Región, y aunque su opción sexual es abierta, ha pedido resguardar su nombre y el de su pareja por temor a la reacción de los apoderados del colegio en el que trabaja.

 

La pareja lleva ocho años junta y hace dos años firmaron el Acuerdo de Unión Civil. Estaban enamoradas, habían comprado una casa juntas y el AUC protegía la propiedad que habían comprado en caso de que a alguna de las dos le pase algo. En términos de herencia, el AUC les sirvió para estar más tranquilas, para ordenar sus finanzas bajo un vínculo más formal, reconocido por el Estado.

 

Pero ahora la situación cambió.

 

Romina quedó embarazada a través de inseminación artificial, lo que significa que ella y su pareja van a ser madres. Bajo la actual ley, Romina tiene todos los derechos de una madre biológica, pero Claudia no. “Preguntamos cómo lo vamos a hacer con el apellido cuando nazca”, dice Claudia. “Nos dijeron que la guagua se queda con el apellido de Romina como segundo apellido y que el primer apellido lo elegimos nosotras. Puede ser cualquier apellido y obviamente que va a ser el mío, pero es algo decorativo. Para el Estado, yo sigo siendo cualquier persona en relación a mi hija”.

 

Jimena Lizama, abogada de fundación Iguales, explica algunos de los problemas que tienen que enfrentar parejas del mismo sexo en relación a la paternidad o maternidad. “En el caso de las mujeres es muy complicado cuando muere la madre biológica”, dice Lizama. “Por ley, los padres de la madre biológica son lo que se pueden quedar con el hijo de la pareja. Si ellos no ceden la tuición, por otro lado, la madre no biológica puede demandar ante un tribunal de familia por el “interés superior del niño” y demostrar la cantidad de años que ella ha participado en la crianza. De todas formas, el proceso es muy difícil”.

 

Lizama cuenta que, en caso de que la pareja se separe, el o los hijos en común también pueden quedar desprotegidos. “Como no hay un vínculo legal, la persona que no tiene los derechos filiativos no está obligada a darle una pensión alimenticia a su pareja, por ejemplo. Lo puede hacer, pero de forma opcional y sin la mediación que puede otorgar un tribunal de familia”.

 

Con la actual ley, los hijos de una pareja del mismo sexo también quedan desprotegidos en la parte hereditaria. Los bienes del padre o madre no biológico no pasan al hijo de la pareja en caso de que la persona con la que firmó el AUC ya haya fallecido, sino que a familiares directos, como padres o hermanos.

 

Por estas razones, dice Claudia, es que quiere casarse con Romina apenas se apruebe una ley de matrimonio igualitario. “Estamos más que comprometidas hace tiempo”, dice Claudia. “Nuestra inquietud no es romántica, sino que de proteger a nuestro futuro hijo. Queremos que tenga los mismo derechos que los hijos de cualquier pareja heterosexual”.

Fuente: LaTercera.com

 

 

Matrimonio Igualitario

El Proyecto de ley modifica el Código Civil de Chile y recepta la institución del matrimonio igualitario.

Modificaría los artículos 37, 102, 126 entre otros del Código Civil actual.

 

Legislación relacionada

  • Art. 37 C.Civil - Filiación respecto de padre y madre.
  • Art. 102 C.Civil - Institución del matrimonio. Concepto. 
  • Art. 182 C.Civil - Filiación en caso de Reproducción Asistida.

 

 

Dr. Juan Pablo Rojas Pascual.

Abogado - Consultor

www.maternidadsubrogada.cl

 

Buscar en el Sitio

Quien esta en linea?

Hay 20 invitados y ningún miembro en línea

Reciba novedades por email

Obtenga información, próximas publicaciones y novedades sobre Maternidad Subrogada.