Publicaciones

Publicamos en esta entrada, una gran colaboración del abogado Cristobal Santander, chileno y especialista en Derechos Sexuales y Reproductivos.  Veamos las entrevistas de algunos medios de Chile.

 

El Dr. Cristóbal Santander, es abogado UAH y ayudante de la cátedra de Investigación Jurídica Aplicada en Chile. Se ha dedicado a la investigación de la maternidad subrogada, y ha realizado una tesis seleccionada en el concurso de tesis del Instituto Nacional de Derechos Humanos, en 2013.

Gracias a sus aportes en la temática, ha sido entrevistado por varios medios periodísticos, entre ellos, Mega y Ahora Noticias.

Seguidamente, les dejaremos los links para ver las entrevistas, y publicaremos el texto del resumen de su tesis que nos ha enviado tan amablemente.

 

Reportaje brindado en MEGA.

VER EN YOUTUBE - CLICK AQUÍ

 

Reportaje publicado por AHORA NOTICIAS.

VER ARTÍCULO ORIGINAL - CLICK AQUÍ

 

Resumen de tesis:

"EL CONTRATO DE MATERNIDAD SUBROGADA O DE ALQUILER:

¿EJERCICIO LEGÍTIMO DEL DERECHO A PROCREAR O ATENTADO A LA DIGNIDAD?

Autor: Cristóbal Santander.

Resumen
Este trabajo tiene por finalidad estudiar el contrato de maternidad subrogada, es decir, aquel acuerdo
de voluntades entre dos sujetos mediante el cual una mujer fértil acepta embarazarse y llevar en su
vientre un niño para una persona, con la intención de entregárselo, pudiendo asumir carácter oneroso o
gratuito. Dicho estudio, se verá apoyado por el análisis del derecho a procrear tomando como referente
la experiencia regulada española, abordando su contenido, reconocimiento y límites determinando si su
ejercicio admite al contrato de maternidad subrogada o si éste constituye el límite, a la luz de la dignidad
humana.


Maternidad, Dignidad y Derecho a procrear
La maternidad es un estado de privilegio de la mayor parte de la población, sin embargo un porcentaje
importante de la misma no lo posee, generando un estado de insatisfacción al no dejar descendencia, y
donde la maternidad subrogada aparece como alternativa para concretar los anhelos de ser padres,
mediante un proceso artificial de reproducción, no exento de críticas.

Críticas que se explican dadas las características que presenta, y que obligan a preguntarse si la libertad
procreativa es disponible o si su ejercicio queda limitado por la dignidad del hijo y de la mujer gestante.
Dignidad humana que se refleja en el rechazo de la maternidad subrogada en España y en el proyecto de
ley chileno sobre sustitución de la maternidad, evidenciando su primacía respecto al derecho a procrear.

Dicho antecedente es vital a la hora de analizar el conflicto de derechos, pues permite conocer las
razones invocadas para admitir el contrato de maternidad subrogada entre ellas la existencia de un
derecho a la descendencia evaluando los límites que tendría éste, y que guardan coherencia con la
naturaleza de los derechos fundamentales y los valores de dignidad e integridad física ,que encuentran
consagración positiva en normas de Derecho Nacional e Internacional4 y las cuales Chile ha suscrito.

Asimismo, la existencia de un derecho a procrear en Chile consagrado bajo la teoría del derecho
fundamental adscrito y su conexión con otros derechos reconocidos expresamente por nuestra
Constitución cuando asegura a todas las personas, permite no sólo precisar las cualidades que definen la
persona humana, entre ellas el ejercicio de la reproducción, sino que además proponer el ejercicio por
inmediación del derecho a procrear, cuando éste se sirve de la maternidad subrogada.

Con todo, y sin desconocer que el análisis de la dignidad de la persona es clave a la hora de determinar la
legitimidad del contrato de maternidad subrogada también otorga el piso para comprobar que el
ejercicio de la reproducción, por medio de dicho procedimiento -considerando la esfera de libertad que
detenta- igualmente es expresión de la dignidad humana, sobre todo cuando el contrato de gestación
por encargo es de tipo altruista o gratuito. Se trataría de una nueva forma de expresar la dignidad
humana que se desarrolla en el ámbito de la procreación, el libre desarrollo de la personalidad, la
intimidad y el libre consentimiento de las partes.

Esta advertencia, que implica la asunción de un nuevo paradigma en el Sistema Filiativo Chileno, permite
darle un real y operativo contenido del derecho a procrear pues permite redefinirlo conforme a los
avances de la técnica, que dan cuenta no sólo de los cambios culturales en materia de reproducción y
maternidad, sino que también de los titulares involucrados.

De ahí que resulte interesante para esta investigación analizar los espacios involucrados en el derecho a
procrear, y que exigen un tratamiento constitucional que pondere no sólo la dignidad humana sino que
aquella esfera de libertad que pertenece a cada ser humano, considerando que la sexualidad corre en
ámbitos privados pero también públicos.

Ámbitos que deben ser evaluados cuando se analiza el contenido del derecho a procrear en Chile, pues si
bien la reproducción pertenece a la intimidad de cada sujeto y debe vivirse libre de interferencias
externas sus efectos jurídicos exigen protección estatal que en el caso de la maternidad subrogada
requieren contar necesariamente con una legislación que regule las técnicas de reproducción asistida,
destinando recursos públicos que permitan paliar los problemas asociados a la infertilidad.

En consecuencia, el derecho a procrear en su sentido positivo y negativo implica no sólo una protección a
la salud, integridad y dignidad de los individuos, libre de discriminación, en su esfera de libertad
procreativa, sino que también un respeto por parte del Estado a la garantía del libre desarrollo de la
personalidad, ligada estrechamente a la dignidad humana que posee una función libertaria y un
contenido histórico.

Libertad y dignidad, que en lo personal, permiten admitir el contrato de maternidad subrogada en
cualquiera de sus variantes ya que lo que se contrata no es el útero propiamente tal sino la capacidad
generativa de una mujer, considerando también que dicha esfera reproductiva le pertenece
exclusivamente a la mujer en virtud de su derecho a procrear.

De ahí que, ante esta eventual realidad fáctica, el derecho se anticipe regulando la maternidad
subrogada estableciendo condiciones para su celebración en su variante contractual admitiendo el de
tipo altruista a todo evento, y el oneroso sólo cuando el pago se relacione con los gastos asociados al
embarazo o cuando éste se vincule con la indemnización de la mujer que gestó y dejó de percibir rentas
laborales durante dicho periodo.

Lo hasta aquí razonado, lleva a concluir que la maternidad subrogada debe evaluarse desde lo que se
puede hacer y no desde lo que se debe hacer, considerando el derecho a procrear y la dignidad humana,
interpretando esta última bajo una mirada amplia que agrupe tanto su función temporal y libertaria, y
que ante el conflicto entre lo éticamente aceptable y la autonomía de la voluntad, se opte por la última.

Autonomía y dignidad que corren inmersas en el ideal del progreso técnico contribuyendo a mejorar las
condiciones de vida de todos los seres humanos, y en especial aquel estado de privilegio llamado
maternidad."

 

Muy importante aporte del Dr. Cristóbal Santander para replantear y repensar la maternidad subrogada en la República de Chile.  Desde ya le agradecemos por su trabajo y le remitimos nuestras más sinceras felicitaciones por colaborar con este importante tema para muchas familias.

 

Nos leemos.

 

Juan Pablo Rojas Pascual

Abogado - Consultor

www.maternidadsubrogada.cl

 

Buscar en el Sitio

Quien esta en linea?

Hay 34 invitados y ningún miembro en línea

Reciba novedades por email

Obtenga información, próximas publicaciones y novedades sobre Maternidad Subrogada.