Publicaciones

La maternidad subrogada o gestación por sustitución, como todas las técnicas de reproducción asistida, son indicadas para brindar solución médica en casos de infertilidad y trastornos de la reproducción. ¿Yo puedo realizarla?

 

¿Quiénes pueden acceder a la maternidad subrogada?

El punto clave de la maternidad subrogada es la imposibilidad de gestar de quien recurre a ella.  Esa imposibilidad de gestar y/o llevar un embarazo a término, puede ser causada por distintas situaciones atinentes a la pareja o a la persona soltera.

Si bien, los medios de comunicación y las redes sociales han ayudado mucho en la difusión de este tratamiento, también es verdad que en los últimos años han mostrado una imagen un poco mediática y superficial de ella, al difundir muchos casos de famosos que han recurrido a esta técnica para lograr la maternidad y/o paternidad, generando algunas opiniones respecto a la innecesariedad de la misma.

Nada más alejado de la realidad.  Quienes recurren a la maternidad subrogada, lo hacen como último recurso para formar una familia y tener hijos.  Lo hacen porque lo necesitan, porque no existe otra solución médica a su dificultad reproductiva.

 

¿Yo puedo recurrir a la maternidad subrogada para tener hijos?

Todos los tipos de familia pueden recurrir a la subrogación uterina, con la condición de que exista una verdadera imposibilidad de tener hijos en forma natural, y que no puedan lograrlo mediante otras técnicas de reproducción asistida de menor complejidad.

 

Parejas de distinto sexo                  

La maternidad subrogada se indica a parejas de distinto sexo (masculino y femenino) en las cuales la mujer posee algún factor uterino que impide llevar un embarazo a término. 

Ese factor uterino puede ser diverso, encontrándose entre las causas más comunes:

  • La ausencia total o parcial de útero, ya sea congénita (como en el caso del Síndrome de Rokitansky) o haya sido adquirida (histerectomía parcial o total)
  • Alteraciones uterinas graves, como la endometriosis severa, el síndrome de Asherman, la adenomiosis severa, etc.
  • Malformaciones uterinas congénitas que impiden la gestación de un embrión, o que producen repetidas pérdidas del embarazo.
  • Miomas o pólipos uterinos que impiden la gestación
  • Insuficiencias funcionales u orgánicas en las cuales se encuentra contraindicado el embarazo.  Las insuficiencias renales, por ejemplo, en donde los riñones de la mujer no funcionan adecuadamente y pueden colapsar en caso de quedarse embarazada, con el consiguiente riesgo para la mujer y su embarazo.  Insuficiencias cardíacas, hepáticas y demás.
  • Otras patologías no reproductivas, que requieren tratamientos farmacológicos permanentes, y cuya medicación es incompatible con el embarazo, como la quimioterapia, o fármacos psiquiátricos, etc.  En estos casos, la mujer si queda embarazada, debe suspender el tratamiento, con el inmediato riesgo a su salud.

 

Mujeres solteras

En los casos de mujeres solteras, que sufren de alguna de las situaciones y patologías expresadas anteriormente, también será indicada la maternidad subrogada para conformar su familia.

 

Parejas del mismo sexo de mujeres

En los casos de parejas de sexo femenino, en las que ambas mujeres sufren de alguna de las situaciones y patologías expresadas anteriormente, también será indicada la maternidad subrogada para conformar su familia.

En caso de que una de ellas si pueda gestar, entonces deberán recurrir a otra técnica de menor complejidad, como inseminación intrauterina, FIV, etc.

 

Parejas del mismo sexo de varones

En estos casos, obviamente existe una imposibilidad de gestar dada por la naturaleza y la biología del cuerpo masculino, que carece de órganos femeninos de reproducción.

Ante esa situación de infertilidad (llamada infertilidad estructural) la maternidad subrogada se presenta como la indicación médica por excelencia para formar su familia.

 

Varones solteros

Lo mismo sucede con los varones que no poseen pareja, y que desean formar una familia monoparental. En este caso, se podrá recurrir también a la subrogación uterina para lograrlo.

 

Atención: cada país posee una situación legal distinta.

Los futuros padres que requieren esta técnica, deben analizar muy bien la situación legal de cada país, antes de iniciar un procedimiento de subrogación uterina.  Dependiendo de donde residan los futuros padres o madres (comitentes) y de otros factores relevantes (como el tipo de pareja, el matrimonio, la patología sufrida, etc).

Por ejemplo, en Ucrania se encuentra regulada la maternidad subrogada, pero sólo se permite para parejas heterosexuales unidas en matrimonio, y al menos el padre debe aportar sus gametos.   En Estados Unidos, dependerá del estado, pero en general se admiten todo tipo de familias (heterosexuales, monoparentales, y homoparentales).  En Georgia existe una situación legal similar a Ucrania. 

Aquí hay que ser precavidos.  Las leyes sobre filiación son de orden público, y no pueden modificarse por voluntad de las partes.  No existe la "renuncia a la maternidad de la mujer gestante", no tiene efecto jurídico por ser contraria al orden público. 

En un tema tan complejo, y que involucra proyectos fundamentales de nuestra vida, siempre es necesario un adecuado y profundo análisis del caso y de la situación legal, y contar con asistencia legal capacitada y con experiencia en el tema.  Actuar con ética y con respeto a los derechos de todxs, sobre todo dando preeminencia al interés superior del menor, se impone como principio rector del proceso.

Gracias por leer, y cualquier duda, escríbanme!!


 

Juan Pablo Rojas Pascual

Abogado - Consultor

www.maternidadsubrogada.cl

 

Buscar en el Sitio

Quien esta en linea?

Hay 135 invitados y ningún miembro en línea

Reciba novedades por email

Obtenga información, próximas publicaciones y novedades sobre Maternidad Subrogada.